Los impactos de la Pandemia a la economía y empresas

Think Plastic Brazil

A comienzos de este mes las bolsas mundiales fueron intensamente impactadas por la contaminación del Coronavirus en más de 190 países del Globo. Rápidamente, la guerra de precios del petróleo en el mercado internacional, principalmente entre Rusia y Arabia Saudita, líder de la Opep (Organización de los Países Exportadores de Petróleo), que no llegaron a un acuerdo en cuanto a los cortes en la producción de crudo como un intento para estabilizar los precios. Siendo así, Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, decidió reducir los precios y aumentar la cantidad producida haciendo que el valor del commodity cayese abruptamente.

Como consecuencia los agentes del mercado modificaron radicalmente sus expectativas en cuanto a los indicadores económicos y para los resultados de las empresas. El sentimiento de desaceleración de la economía global puede traer consecuencias relevantes para el flujo financiero de las empresas, niveles de endeudamiento y disponibilidad para el pago de deudas en reales o dólar.

Según el informe Focus, divulgado por el Banco Central, la expectativa del PBI para fines de 2020 (Producto Bruto Interno) cayó del 2,2 % hace 4 semanas al 1,48 % en la última divulgación el 23/03/2020, la proyección del tipo de cambio (R$ / USD) también subió de R$ 4,15 a R$ 4,50. Frente a esta crisis instalada el comité de política monetaria optó por otro recorte en la tasa básica de interés Selic, llevándola a 3,75 % anual. De acuerdo con el comunicado, la pandemia causada por el COVID-19 está provocando una desaceleración del crecimiento global, impactando el precio de los commodities y generando volatilidad en los activos del mercado.

Para las empresas, según el informe «Los impactos del coronavirus para las empresas» elaborado por el equipo de Research de XP Investimentos, los principales riesgos son el aumento en el nivel de apalancamiento medido por el indicador Deuda Neta/EBITDA. El segundo riesgo es la reducción en la liquidez corriente, o sea, una menor disponibilidad de caja para el pago de las deudas de corto plazo. Por último, el dólar en fuerte alza puede presionar aún más a las empresas con endeudamiento o costos atados a esta moneda.